La Ley de Dependencia ha establecido un nuevo derecho de ciudadanía en España: el derecho de las personas mayores y de las personas con discapacidad que no se pueden valer por sí mismas a ser atendidas por los poderes públicos

Así, las personas dependientes tienen ya garantizado el acceso a los servicios sociales (ayuda a domicilio, centros de día, teleasistencia, plazas residenciales) o a las prestaciones económicas que necesiten.

En 2007 (primer año de aplicación de la Ley), todas las personas evaluadas como grandes dependientes tienen garantizada la atención. En el año 2008 serán beneficiarios los valorados como dependientes severos.

dependencia1                                             dependencia2

Las ayudas a la dependencia que recibirán estos ciudadanos son las siguientes:

  1. Teleasistencia
  2. Ayuda a Domicilio
  3. Plaza en un Centro de Día o de Noche
  4. Plaza de Atención residencial
  5. Prevención y promoción de la autonomía personal

En caso de que no exista oferta pública del servicio que se requiere, las personas dependientes podrán recibir una serie de prestaciones económicas:

  1. Ayuda económica para el cuidador familiar
  2. Ayuda económica para la contratación de un asistente personal

dependencia3                                             dependencia4

Para acceder al Sistema de Dependencia y a estos servicios y prestaciones económicas, los ciudadanos deben solicitar una evaluación en los servicios sociales de su Comunidad Autonómica para determinar su grado y nivel de dependencia.

En caso de que la persona sea valorada como dependiente, recibirá una acreditación que tendrá validez en toda España y los servicios sociales de su Comunidad Autónoma elaborarán un Programa Individual de Atención con los servicios o prestaciones económicas que va a recibir.

Los ciudadanos pueden informarse sobre sus derechos, los servicios y prestaciones económicas en el Servicio Estatal de Información (teléfono gratuito 900 40 60 80).